El Graffiti: De la Ilegalidad, a una forma de promover la Ciudad

La idea de expresar las emociones y sentimientos por medio de dibujos, letras, nombres y hasta figuras abstractas, nació en la ciudad que nunca duerme, Nueva York; allí el graffiti inició cuando las personas empezaron a escribir sus nombres en las paredes como sinónimo de libertad y partir de ese momento, está expresión artística se convirtió en una revolución en todo el mundo

El Área Metropolitana de Medellín se caracteriza por tener sus calles y pasajes permeados por todas las formas de arte. Desde el momento en el que el grafitti se consideró legal, los jóvenes y adultos que promueven y crean estas expresiones, desarrollan sus murales y dibujos de una manera más suelta y menos peligrosa; pues tiempo atrás, los graffitis y graffiteros eran sinónimo de vandalismo; aunque hoy en día, algunas personas lo consideran como una aberración al sistema y a los lugares públicos donde éste arte hace presencia.

A la ciudad hay que pintarla de colores, así lo expresa Carmen Pacheco, quien por mucho tiempo trabajó en la Fundación el Hormiguero, ubicada en la Vereda el Pedregal del municipio de Itagüí. Éste espacio cultural se dedica a crear conciencia sobre la importancia de las expresiones artísticas y fue donde doña Carmen tuvo la oportunidad de conocer, explorar y ser parte del mundo del graffiti y de los murales.

A lo largo de los años, el graffiti pasó de ser ilegal a formar parte de la economía, promoción y renovación de la región metropolitana, pues los graffiteros se han tomado las calles de los barrios y del espacio público para hacer de ellas su escenario artístico, su Museo.

Estos espacios se convirtieron con el tiempo en referentes culturales y de ciudad, que fomentan el turismo y dinamizan la economía, pues las historias e ideas contadas con bellos colores y temáticas, son producto de la renovación de un muro cualquiera, transformado en obra de arte.

El graffiti hace parte de la conciencia de los habitantes del Área Metropolitana; son la representación cultural, idiosincrática, política y social de las personas que habitan y recorren, desde sus vivencias, las calles de la ciudad.

Aunque mucha gente no lo crea o dude de ello, detrás del graffiti de la esquina, del barrio, de la plaza o el parque, se encuentran muchísimas personas, tanto profesionales como aprendices, desarrollando nuevas ideas y creando nuevos proyectos, nuevas plantillas, para que el graffiti sea más que solo letras o dibujos, para que sea una forma de expresión, una forma de revolución.

Los graffitis son formas de crear nuevas perspectivas y nuevas maneras de ver el arte y la creatividad, pues no cualquiera tiene la capacidad de plasmar en la pared, lo que plasmó en  papel.

 

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp
Enviar
RSS
Follow by Email