Caminería patrimonial y ecológica en Itagüí

Los caminos son testigos de la vida de nuestros pueblos, sus economías, tradiciones y guerras, son memoria histórica y cultural de su quehacer y evolución. Los romanos construyeron sus caminos para formar su Imperio, los Celtas, para conquistar nuevos mares. Son históricos los caminos que recorrieron Colón y Marcopolo, y ni hablar de las increíbles historias de Magallanes plasmadas en sus crónicas de viajes fantásticos.

La suma de elementos que componen el camino, el caminante y su entorno se conoce como Caminería. “Esta disciplina estudia las vías de comunicación, su relación con el medio geográfico y social, con las rutas físicas, históricas, económicas, culturales y literarias de los pueblos”, explica José Lubín Torres Orozco, profesor de la Escuela de Medios de Representación de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional de Colombia.

El profesor precisó que el departamento “tiene tres tipos de redes de caminos: la primera es la red de caminos indígenas que vienen desde Popayán y siguen el curso del rio Cauca. La segunda, es una red de caminos prehispánicos, forjados por los arrieros durante 200 años. Y la tercera red, está compuesta por los caminos del Parque Arví y los cerros tutelares”

Es el caso del Cerro Tutelar “Pico el Manzanillo” del municipio de Itagüí existe una ramificación de caminos prehispánicos, usados por las comunidades ancestrales para transitar desde municipios cercanos hacia el Valle de Aburrá. De acuerdo con Edwin Barbarán “es una historia por documentar y una deuda que tiene el municipio. Aún falta delimitarlos y vincularlos con otros bienes patrimoniales declarados en el POT”.

El camino, conocido como el camino del Virrey, es reconocido y recuperado en otros municipios, como es caso del Corregimiento de Altavista de Medellín, donde se realizó un proceso de documentación histórica, remodelación y señalización del lugar. De acuerdo con Torres Orozco, con la llegada del ferrocarril estas vías se olvidaron, y es usual que su importancia cultural y patrimonial no se divulgue.

No obstante, y mientras se recuperan los caminos patrimoniales, el Pico el Manzanillo les ofrece a los amantes de la caminería diferentes rutas, muchas de ellas que pretenden descubrir la riqueza natural, cultural, patrimonial y social del Corregimiento.

“la subida al Pico el Manzanillo es una subida tradicional y religiosa, pues allí se hacían peregrinaciones de Nuestra Señora del Rosario. También, está la Ruta de la Minería, para conocer el proceso de elaboración de los ladrillos. Del mismo modo, está la Ruta del Viaducto por la Vereda la María y otra por la Vereda Olivares”, narra Barbarán

Caminar por las rutas que ofrece el Pico el Manzanillo es la oportunidad de contemplar y de interactuar con la naturaleza y el patrimonio desde la responsabilidad “caminar es una una actividad pedagógica, de reconocimiento y divulgación de la riqueza natural, patrimonial y comunitaria”

Recoger las basuras, caminar en grupos pequeños, no dañar los recursos naturales y patrimoniales, además de dinamizar la economía de las comunidades por las que transitan, hacen parte de la Caminería como acto de responsabilidad.

Quién desee dedicarse a este entretenido pasatiempo, es indispensable que sepa de que debe usar zapatos con un buen agarre, sudadera cómoda, cami-buso, gorra, antisolar y capa impermeable. Además, llevar abundante hidratación y alimentos energéticos. 

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp
Enviar
RSS
Follow by Email